“Saritísima”

Sara Montiel falleció ayer, 8 de abril de 2013, a los 85 años en su casa del madrileño barrio de Salamanca. La actriz y cantante había nacido en 1928 en Campo de Criptana, Ciudad Real. “Desde niña fui increíblemente bella”, decía de sí misma, y ello la transportó al cine en poco tiempo.

s.montiel2

La primera aparición en el cine de la joven artista fue a los 16 años de edad en la película Te quiero para mí (1944), donde apareció como actriz secundaria en el reparto. Pero fue a partir de Empezó en boda cuando cambiaría su nombre real, Maria Antonia Alejandra Abad Fernández, por el más sonoro de Sarita Montiel. 

Su primer papel de importancia fue en la cinta Locura de amor (1948), dirigida por Juan de Orduña, a la que siguieron roles todavía secundarios en La mies es mucha, Pequeñeces y El capitán veneno (1950).

Sara Montiel aportó al cine español de los años sesenta una sensualidad desconocida en las pantallas hispanas. Tanto es así, que despertó una pasión en el público que la convertiría en la máxima estrella de esa época. 

Su belleza y talento le permitirían lograr grandes éxitos años después, pero el cine español de entonces le quedaba pequeño así que, proyectó su ambición llegando a trabajar en México y Estados Unidos.

México

Sara Montiel pronto llamó la atención de la industria cinematográfica mexicana, que vivía su «Época de Oro», y pronto la joven actriz española se convertiría en una de las actrices cotizadas del momento. 

Participó en una docena de producciones en México: Cárcel de mujeresPiel canelaFuria salvajeSe solicitan modelos… Alguno de estos filmes se rodó en Cuba, gracias a lo cual pudo conocer al escritor Ernest Hemingway, quien residía en la isla.

Apodada «la novia de México», Sara Montiel ha sido recordada y admirada en aquel país hasta su muerte.

Hollywood

Interpretaciones como Cárcel de mujeres y Piel canela abrieron a Sara Montiel las puertas para entrar a Hollywood en 1954. Su primera interpretación fue en la cinta Veracruz, que dirigió Robert Aldrich con un plantel de célebres actores tales como Gary Cooper y Burt LancasterCon Veracruz, Sara Montiel logró índices de popularidad que jamás había tenido una artista española. 

Su segunda película en Estados Unidos fue la cinta Serenade (conocida en español como Serenata o Dos pasiones y un amor), protagonizada por el tenor y actor Mario Lanza, que contó con dos estrellas ya legendarias: Joan Fontaine y Vincent Price. Durante el rodaje de la producción, Sara Montiel conoció a quien sería su primer esposo, Anthony Mann, el director de la cinta, así como a Elizabeth Taylor.

En su último trabajo en Hollywood, la actriz española rodó Run of the arrow, de Samuel Fuller (película que en España fue titulada Yuma). 

Durante su estancia en Estados Unidos, Sara Montiel frecuentó los ambientes de las grandes estrellas del cine y el espectáculo, razón por la cual conoció a muchas de ellas como: James Dean, Frank Sinatra o Alfred Hitchcock .Sara llegó a conocer a la mítica Greta Garbo, entonces ya retirada del cine y que no aparecía en actos públicos. También trabó cierta amistad con Marlon Brando, cuando este rodaba el musical Guys and Dolls.

Aunque Sara Montiel tenía proyectos para realizar otras películas como The American o Burning Hills, ella decidió retornar a España.

Sara-Montiel-vida-cuple_MDSIMA20130408_0171_5

España

Tras unas vacaciones, rodó en España en 1957 una cinta de bajo presupuesto titulada El último cuplé, dirigida por Juan de Orduña. A pesar de sus modestos medios, la película fue un éxito de taquilla inmenso, en parte porque Sara incluía números musicales aunque nunca antes había grabado canciones. 

El último cuplé logró distribución internacional y marcó un hito en el cine español por su recaudación, un récord que mantuvo durante años, por lo que Sara Montiel firmó un contrato multimillonario para realizar películas de producciones europeas (hispano-francesas-italianas) que la convirtieron en la actriz de habla española mejor pagada de la década.

Al Último Cuplé le siguieron varias producciones de éxito como La Violetera y Carmen la de Ronda. En estas películas la artista volvió a cantar con su voz grave y estilo particular. A estas cintas siguieron otras de cine musical como: Mi último tangoPecado de AmorLa bella LolaLa reina del ChanteclerNoches de CasablancaLa dama de BeirutLa mujer perdidaVarietés y Cinco almohadas para una noche (1974). 

Carrera como cantante

Con la llegada de la Transición y el predominio del género de destape, Sara Montiel decidió dejar el cine con apenas 46 años de edad, pero se volcó en su faceta musical, mayormente en espectáculos de variedades en teatros y televisión como Ven al Paralelo.

Como cantante tuvo éxito en su carrera. De los temas interpretados en “El último cuplé” se destacó “fumando espero”, con el que Sara Montiel terminó identificándose ya que, desde la adolescencia, practicaba el tabaquismo, hoy un hábito mal visto, pero que se consideraba por entonces como elegante. Entre sus interpretaciones más recordadas también se cuentan: “El relicario”, “Lágrimas negras”, “Bésame mucho”, etc.

Sara Montiel se mantuvo activa en el mundo musical hasta sus últimos años. A su repertorio clásico de los años 50 y 60 sumó temas más audaces, como “Me gustas cuando callas” (adaptación de un poema de Pablo Neruda) y la sensual “Touch Me”. Sus álbums Purísimo Sara (1988) y A flor de piel (1991) reunieron composiciones hechas expresamente para ella como “Bolero triste” de Joaquín Sabina, o “¡Ay, qué caray!” de Nacho Cano. En 2009 reapareció con el dúo Fangoriainterpretando la exitosa canción “Absolutamente”.

Carrera en el teatro

Su última película, Cinco almohadas para una noche, no consiguió el éxito de las anteriores, por lo que incursionó en el teatro, como ya hicieran otras artistas. Espectáculos musicales como Doña Sara de la ManchaSaritísima o Saritízate son dos ejemplos de los muchos espectáculos teatrales que presentó con éxito.

Carrera en televisión

En televisión protagonizó los programas Sara y Punto, Ven al Paralelo. En el año 2002, reapareció en televisión en un anuncio para los premios “MTV Europe Music Awards” de ese año, y en 2009 grabó con el grupo Fangoria una versión de su nueva canción “Absolutamente” y su correspondiente videoclip.

Vida amorosa

La actriz tuvo cuatro matrimonios. Su primer esposo fue Anthony Mann, un director de cine norteamericano, con quien se casó dos veces en 1957. Sara había conocido a Mann en el rodaje de la película Serenade. La pareja se divorció en 1963.

Su segundo marido fue el industrial José Vicente Ramírez Olalla. Se casaron en Roma. Este matrimonio duró dos meses.

Su tercer esposo fue el empresario y periodista mallorquín Pepe Tous, con quién contrajo matrimonio después de diez años de relaciones. Juntos adoptaron a los dos hijos de la popular artista, Thais (1979) y Zeus (1983). Tous murió en 1992.

En octubre de 2002 la actriz contrajo matrimonio civil con el cineasta cubano Tony Hernández; una relación sumamente controvertida y discutida en la prensa, que no llegó a un año de duración ya que el matrimonio se disolvió en julio de 2003.

A lo largo de su carrera, y aprovechando sus etapas de soltería, la actriz se relacionó (de manera más o menos íntima) con escritores y demás personajes ilustres, como Ernest Hemingway, James Dean, Giancarlo del Duca, Mario Montuori, etc.

Fallecimiento

La actriz falleció el 8 de abril de 2013 en su casa en el barrio de Salamanca de Madrid tras sufrir una grave crisis. La actriz habría sufrido “una muerte súbita” y todo apunta a que se ha debido a causas naturales, por un fallo cardíaco. Murió el mismo día que su admirada María Félix. Infinidad de figuras del espectáculo de varias generaciones, desde Raphael y Julio Iglesias hasta Alaska, lamentaron su fallecimiento públicamente.

El último adiós a Sara Montiel

El coche fúnebre con los restos mortales de la actriz y cantante ha recorrido hoy, martes 9 de abril de 2013, durante una hora y media las calles del centro de la capital, hasta su llegada al cementerio de San Justo donde se ha celebrado el entierro.

Tras una misa privada en el Tanatorio de San Isidro, el cortejo fúnebre ha partido en dirección a la plaza de Callao, pasando por la Gran Vía madrileña, y allí ha coincidido con la proyección en pantalla gigante de dos de sus películas más conocidas: ‘El último cuplé’ y ‘La violetera’.

El próximo 15 de mayo, día de San Isidro, patrón de Madrid, se le dedicará un homenaje en el Parque de Las Vistillas.

Sara_Montiel_MDSIMA20130408_0118_44

Laura Montesinos

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

cineONmusic

El hombre crea cultura y mediante la cultura se crea a sí mismo

A %d blogueros les gusta esto: